Edgard Varèse “Ecuatorial”

[Hablando sobre Edgard Varèse]

“En las décadas de 1930 y 1940 llama a las puertas de los estudios de Hollywood y de los laboratorios Bell para participar en la creación de nuevos instrumentos y aumentar su fama. Pero lo despiden. ¡Fuera el poeta! ¿Por qué las industrias habrían de necesitar a un amigo de Cocteau y de Picasso, de Messiaen y de Miró?

El artista no abandona sus extravagantes caprichos. Se apasiona por el Theremin y descubre las Ondas Martenot, «creadas con electricidad de corriente alterna, ramificadas en gongs y cuerdas, cuyo sonido se amplifica mediante micrófonos y altavoces». En 1934 las utiliza en Ecuatorial, composición en la que expresa la «naturaleza volcánica» de las cosas, bañando en «sonidos industriales, los ruidos de las calles, de las puertas, del aire»10 Y un artículo de referencia, firmado por Annette van de Gorne, «Une histoire de la musique électroacoustique» (http://www.homestudio.thing.net/revue/content/asr307.html). Es la primera vez que un artista sitúa un instrumento puramente electrónico en el corazón de una de sus obras, encontrando su discreto lugar entre un piccolo y un trombón, percusiones y una voz de ultratumba (un solo de bajo) recitando una oración del Popol Vuh de los quiches mayas (las cuales saca del regalo que el escritor guatemalteco Miguel Ángel Asturias le sugiere en su Leyenda de Guatemala basada en el Popol Vuh) como si quisiera desposar la esencia de la humanidad con las promesas de nuestro futuro tecnológico.

Varèse explora, pero aún se topa a cada paso con los muros de la incomprensión y de la estupidez. Se empeña en seguir su camino de alquimista de los nuevos tiempos, de una época y de una música diferentes a él hasta la médula. ¿Qué hacer contra el conservadurismo? ¿Cómo retirar el barniz cultural de unos oídos demasiado viejos para aceptar el juego de las disonancias y de los ruidos de la vida? ¿Cuántas de sus representaciones acaban provocando otra vez los graznidos de quebrantahuesos, como los que se escucharon en la presentación de Consagración de la Primavera en el teatro de los Campos Elíseos? Todavía en 1954, con Désert, pieza para instrumentos de viento, percusión y banda magnética, Varèse suscita la colera de los cretinos.

Olivier Messiaen, místico que, en la década de 1950, huye de un mundo que lo rechaza silenciando los trinos del planeta, componiendo luego obras piadosas que, como venganza, obtendrán el éxito; Edgar Varèse, visionario e individualista radical que se declara discípulo de Paracelso (médico nómada inspirado por los cuatro elementos, poeta y gran alquimista de principios del siglo XVI); John Cage, compositor zen que creó piezas a partir de tiradas de dados o del método del I Ching. Todos ellos, encantadores iluminados a la vez que innovadores de las formas musicales, violaron las tesis de sus contemporáneos. Fueron excepciones. Y ello porque tenían metido en sus cabezas que anticipa- ban el futuro con mucha más justeza y justicia que esos científicos gobernados por una razón miope. En definitiva, el instrumento no es para ellos más que un potencial del que servirse, y la herramienta eléctrica o electrónica una metáfora para hacer vivir sus obsesiones espirituales, sus anarquías sonoras, sus visiones del torrente urbano que nos habita, de la misma manera que el ordenador portátil es hoy el aparato idóneo para interesar a los niños nacidos con un joystick en las manos. Cuestión de oportunidad. El talento no reside en la herramienta: la identidad tampoco. Los verdaderos revolucionarios son ellos, que, frente al desprecio de todos, se apropian de las máquinas para musicar- las y trascenderlas.

Los músicos blacks como Derrick May (uno de los tres creadores del techno de Detroit) tienen una palabra para designar ese carácter que marca la diferencia, casi un cliché: hablan de «alma» (Soul).”

Este pasaje sobre Varèse está inspirado en textos que Vincent Borel y yo (Ariel Kyrou) hemos escrito en el sitio TNT para el Virgin megaweb.

Ariel Kyrou, Techno Rebelde 43-44.

et.

Más información sobre la pieza en sí

http://browsebriankane.com/My_Homepage_Files/Download/Varese%20paper.pdf

http://issuu.com/omarianavalos/docs/ecuatorial

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s